Wednesday, September 08, 2004

incendio en mi edificio, el paso a trinario, significado de tu nombre

Mensaje de Gabbo en mi móvil, de esta mañana:
EL ASESINO DE LA KATANA HA HUÍDO DE LA JUSTICIA EN ELCHE!! Dios, esto empieza a convertirse en Corrupción en Miami (o Villalba). Has salido ilesa del incendio?
Explicación: la joven víctima de las aventuras gráficas de contenido violento ya ha sido prendido; su fuga ha durado unas escasas tres horas que espero haya aprovechado para ponerse al día en lo que a materia de peinados se refiere. En cuanto al "incendio", esta noche estaba yo tan tranquila leyendo sobre Franco en mis estancias cuando, sobre cosa de la una de la mañana, llamaron al timbre. Mi padre, que dormía en el sofá (nada de disputas conyugales, concilia el sueño sabiamente viendo la tele) se levantó sobresaltado y al abrir la puerta se encontró con la vecina de al lado, que, con dramática entonación, preguntó: "Perdone usted pero... ¿no le huele a quemado?" Yo, que estaba tan tranquila en posición horizontal, dudé si levantarme o dejar que todo se arreglase, pero mi instinto de supervivencia pudo más. Efectivamente, el olor a quemado era fuertísimo por todo el pasillo, casi como cuando mi prima y yo hicimos un bizcocho de chocolate y se nos ocurrió cocerlo en el microondas-con las nefastas consecuencias que todos podéis imaginar- Así que fuimos bajando piso tras piso, despertando a los vecinos de este modo "hola, perdone las horas, pero ¿no se le estará quemando algo?" Al cabo de cinco minutos éramos una comitiva de vecinos en pijamas, batas y ese tipo de prendas que nadie sabe si son para "estar en casa tomando una infusión en esta tarde lluviosa" o más bien para "salgo a echar la basura y a por los periódicos en esta mañana de domingo ataviada con esta especie de... chándal" tan abundantes en Woman Secret, Oysho y superficies al uso. Yo, que no conocía a ningún vecino, me lo estaba pasando tan divinamente, y al llegar al segundo se identificó el foco del hedor como la puerta A. La agradable y juvenil pareja del 2º C (él salió a abrir la puerta en calzoncillos y tuvo la delicadeza de semivestirse) (aunque por mí podía haberse ahorrado la muda, que llevaba un modelo muy favorecedor) decían que la chiquita que allí vivía era muy despistada, que se había ido de viaje durante una semana y se había dejado las llaves de casa metidas en la cerradura, información corroborada por Ramón, del 3ºE, el actual presidente de la comunidad de vecinos y que bajo su albornoz intensamente naranja estaba indudablemente desnudo. Mientras, la vecina del 3ºA, justo encima del piso de la discordia, decía que ni se podía asomar a la ventana de su cocina, que el olor a quemado que venía del piso de abajo era fortísimo y que igual la chica estaba inconsciente en su casa y que por eso no atendía al timbre, que era lo que tenía vivir sola, que cuando a ella le dio una embolia en la pierna izquierda habían pasado dos días hasta que la encontraron. Alguien bajó al garaje y dijo que el coche de la chica –un Ibiza azul- estaba allí, así que "no puede haber ido muy lejos, es martes, aquí no estamos cerca de la zona de copas, etc, etc." (yo, sorprendidísima de que todo el mundo supiese de quién era la plaza de garaje y el coche de cada quién) Las opiniones estaban divididas entre los que creían que lo mejor era seguir llamando regularmente al piso hasta que apareciese la churri –"porque al fin y al cabo yo ya no voy a dormir"- dijo, no sin fastidio, el vecino del 3ºD y los que votaban por llamar a la policía, los bomberos o lo que fuese y tirasen la puerta abajo. Pero como fuese que a principios de este año había ocurrido algo similar, a raíz de que la novia del joven del 1ºF llegase totalmente borracha a su casa, y estuviese dos horas timbrándole sin obtener respuesta, despertando a todos los vecinos (incluidos a los viejos de la puerta de al lado, manifestando él que estaba hasta los cojones de las discusiones de esa pareja y que iba a coger la escopeta), que estaban allí reunidos ante la puerta, la novia ya totalmente histérica y convencida de que a su novio le había pasado algo y estaba allí dentro con el cráneo partido dentro de la bañera, o algo; total, que ya estaba allí la policía, a punto de tirar la puerta abajo, cuando se abre la puerta y aparece el joven en pijama totalmente "ey, me acabo de levantar de la cama, ¿pero qué coño es todo esto?", así que al final, y como el olor a quemado ya empezaba a remitir, se optó por dejarle una nota: "En tu casa huele mucho a quemado, ten cuidado, todos los vecinos estamos preocupados" o algo por el estilo, y que cada mochuelo se fuese a su olivo. Hoy por la mañana, pegada al espejo del ascensor, había una nota escrita a rotulador que ponía "Son las 7 y 25 de la mañana y no me atrevo a avisar a nadie. Sí, era aquí; problema solucionado, se me quemó la olla de la comida. Gracias a todos. Buenas noches. Marga (2º A)"

Resulta que el siguiente paso para la evolución de la humanidad es pasar a pensar en trinario. Llevamos "toda la vida de Dios" pensando en binario: en opuestos, en antagónicos, hay una concepción violenta de todo, de lucha de contrarios: sí y no, cielo e infierno, incluso en las tradiciones más vetustas: el ying y el yang, el rollo complementario de los opuestos y todo eso. Pues no, jóvenes. Esa forma de pensar está empezando a quedarse desfasada. Llevamos desde el siglo VI antes de cristo pensando así, el conocimiento, la forma de pensar, no ha variado nada desde los griegos (por eso siguen tan de actualidad) ¿No nos da vergüenza?
Así que, en estos tiempos de crisis de los valores, en estos tiempos de anti-ilustración que vivimos en los que todo es "al fin y al cabo, somos animales" y prima la concepción biologista del ser humano, en estos tiempos en los que no hay verdad y todo es concepción posmoderna de "cada cual puede pensar lo que le apetezca", en estos tiempos de confusión, se genera un cambio. Y ese cambio puede ser, sí, una de las posibilidades es que conduzca a introducir una tercera posibilidad en el código del pensamiento. Sólo con introducir una tercera posibilidad, los resultados matemáticos se centuplican. El paso a pensar en trinario. Un paso, claro está, que llevaría como unos cuantos siglos o miles de años, porque al fin y al cabo es comparable al paso de los homínidos al "sistema de desplazamiento bípedo" Que necesitará, como cuando se empezó a "hablar", una modificación biológica.
Aceptemos el signo de los tiempos. El paso al trinario está próximo.
Y mañana me voy de viaje. Albricias y cuchufletas.
Zamma Zamma
Hace unos cuantos domingos que Jordi Labanda, desde su página del Magazine de la Vanguardia plasmaba a una -cómo no- joven ataviada según las últimas tendencias diciendo la habitual frase superficial llena de significado y poesía sin dejar de ser una simpleza a años luz de lo original: "- Éste es el momento más triste del final del verano: cuando coges un bolso y encuentras en él arena de playa"
Pues justo asín me he sentido yo hace unos días: he cogido unos tenis y he encontrado en ellos arena del desierto. Snif, snif.
En fin, que aquí estamos de nuevo tras una prolongada ausencia. Que hay que ver qué pesados se ponen algunos con la Najwa-de-los-cojones. Que es una petarda, coñe, que no sé si prefiero la chiqui chiqui band en cucharadas antes de tener que aguantar otra entrevista con la reina de la pretenciosidad y el cretinismo. Me encanta odiarla, además, disfruto un montón con el sentimiento destructor y no me apetece nada dejar de hacerlo.
Y eso, ya volveré con sentimientos más positivos y llenos de amor por nuestro prójimo. Anda, y sabíais que toda la vida la Iglesia diciéndonos que Jesús entró en Jerusalén montado en mula como símbolo de humildad porque "hay que ver lo sencillo que era nuestro señor, encarnado en hombre del pueblo, en hombre urbano" Pues no, lectores ingenuos como yo de la Holy Bible: en el mundo judío la mula estaba reservada para los reyes. Así que sí, lo de INRI tenía mucha más razón de ser de lo que creíamos.

Ángel de la Gironda, Circe de la Revolución
El canal cocina ha llegado a mi vida -bueno, más bien ha irrumpido en mi vida desplazando al canal historia y al siempre tronchante canal de la teletienda en el top ten de los más vistos- de un modo tal que cuando realizo uno de los periódicos e informativos zappings a toda velocidad por los principales canales, al llegar a él ese raid informativo se detiene porque es que no puedo, me abducen totalmente esas imágenes de preparación de osobuco, fabada y ensalada de nuez en esas asépticas cocinas, con esos gorros fálicos y refrigerantes de inmaculada blancura, esa disposición perfecta de los ingredientes en cuencos al lado de la vitrocerámica, siempre reluciente, a la que nunca se pega nada. Hace unos días mismamente, iba dispuesta a cambiar a Tele Cinco para ver Aquí hay tomate, pero nada más encenderla resultó que estaba en el canal cocina, con ese inenarrable huevo frito -que es el emblema más sencillo, bello, simbólico y chanante de toda la historia de la televisión, y ya se fui incapaz de mover el índice: en la pantalla, "el sumiller en casa" procedía a la cata de un rioja ¿Marqués de Osa? Yo allí, totalmente ojiplática, ante las evoluciones del medalleado caballero: "hermoso color rubí con tintes rojizos" "sabor a frutas del bosque, a regaliz (¡!) y a madera..." "fuertes taninos pero suave al paladar..." Vamos, paleta ojiplática total, a mí que la cultura del vino me es cuasi totalmente ajena y me resulta de lo más fascinante. Me he acordado de un pretendiente que tuve, que era enólogo y me hablaba de aquellas catas que realizaban en las ferias de las denominaciones de origen varias. Porque no me hizo una demostración en directo, que seguro que si le hubise visto aspirar y sorber produciendo tan particular sonsonete, para extraer todos los efluvios del caldo, hubiese accedido inmediatamente a sus deseos.
Total, que ahora los cocineros son súperestrellas: de un tiempo a esta parte estamos asistiendo a una elevación del estatus de la cocina a alta cultura casi casi comparable al que está viviendo la moda en estos últimos años. Porque dónde se ha visto que cualquier hombre de la calle más o menos informado sepa el nombre de algún cocinero en este país más que de Lucio (y eso de cocinero... jojojo) Y en cambio, ahora todo el mundo sabe quién es Ferrán Adriá, y Arzak, claro, y Sergi Arola, y Santi Santamaría... Esto no está mal. Simplemente es algo curioso.
Escribo esto aún bajo el influjo del shock de belleza que supone el visionado de "Soñadores" No pienso hacer un análisis de la película, de sus faltas ni de sus glorias, porque sería una pedantería bertolucciana casi tan repugnante como el grado de cinefilia que exhiben los protagonistas (cosa que es repugnante a la par que encantadora, mientras que en la vida real es sólo repugnante, esa ostentación de la sabiduría cinéfila tan hiperguay, molona y enrrollada. Pero claro, ellos son franceses) más que nada porque lo primordial y que recordaremos todos de la película es el apapostiamiento de belleza que recibimos cuando contemplamos a Theo y a Isabelle.

Dos nuevas razones para vivir: los megapechos de Eva Green, turgentes y desafiantes, y, sobre todo, sobre todas las cosas (incluso sobre su desnudo posterior, el más bello que hemos visto en los últimos años junto con el de Charlize Theron en "Las normas de la casa de la sidra", porque, como decía Jardiel Poncela, "cómo más me gustan las mujeres es desnudas. Y como más me gustan desnudas es de espaldas"), ¡la nariz de Louis Garrel! Ese es un apéndice nasal al que dan ganas de alzar un monumento y pasarse la vida vendiendo reproducciones marmóreas de su belleza. Una napia a la que dan ganas de besar, de lamer, de decirle a gritos "¡oh, fóllame!", un naso al que convertir en nuevo dios y convertirse al rinotheísmo.
Así que ya saben, déjense de Clepatras y –por favor- de Rocíos Carrasco. Louis Garrel. Palabra de Ra.
Y he aquí, caballeros, que la arriba firmante se cuela -es colada- en una fiesta privada del Congreso Internacional de Arquitectura nosequé. Ahí estoy yo, en un antiguo cine reconvertido –una vez más- en "sala de fiestas", tomando copas con amiguitos más o menos recién hechos, diciendo cosas como "Y entonces le dije: ¿Qué tal si te la chupo un rato?" Cuando de pronto pasa a mi suavísima espalda Moneo, sí, el mismo, el de los cubos de Moneo, prácticamente el único arquitecto español suficientemente exitoso y famoso como para que yo, absoluta profana en la materia, me diese la vuelta en pleno éxtasis, al igual que el resto de la sala, llena prácticamente de estudiantes de arquitectura a la caza y captura de sus ídolos. Ídolos que destacaban entre la concurrencia por sus canosas cabezas y clásicas vestimentas. Total, que ahí estuve yo, súpermetida en el papel de mi identidad falsa con la que había entrado en la fiesta –Este viernes, atendí, por si alguien lector del diario me conoció bajo esa identidad, al nombre de "Rodríguez Calvo, Miriam"- megaemocionada cuando empezó a sonar "Like a prayer" y la tarima (agh, ¿por qué suena tan "tío, esta fiesta es la caña, voy a subir a la tarima para que toda la peña lo flipe") se llenó de arquitectos suízos, belgas y noruegos –que parecían clones de Karl Lagerfeld- bailando sensuaaaalmente con jóvenes estudiantes trepas- Y todo el mundo en pleno cataclismo emocional, sacando fotos a los bailarines (Moneo no, precisamente, el pobre estaba allí manteniendo el tipo como podía, súpermajo, además, súpernormal y súperaccesible) Y a las dos horas ya nos tienen, con "el Snowjeta" Craig nosequé, el-que-diseñó-la-biblioteca-de-Alejandría-a-los-28-años-y-es-un-niño-prodigio-del-mundo-de-la-arquitectura-además-de-genio-íntegro-porque-es-como-Moneo-que-no-se-vende-a-esa-mierda-de-arquitectura-espectáculo-tipo-Gehry-y-Eisenman-, a partir un piñón con él, un noruego encantador que mientras yo retozaba en un rinconcito apartado se nos acercó para preguntarnos por su chaqueta celeste perdida, y tropezó en los escalones debido, supongo, al grado de intoxicación etílica que llevaba en la sangre (o tal vez a una deficiente construcción de las escaleras que él, como genio consagrado, no podía haber dejado de notar) Vamos, que a partir un piñón con todos, y yo encantada, claro. Encantada porque 1) soy una paleta; 2) la arquitectura me interesa aunque sea totalmente ignorante de sus misterios, como me ocurre con tantos otros temas que me apasionan en casi tan alto grado como el desconocimiento que me provocan; 3) era una fiesta, había famosos (aunque yo solamente "conociese" a uno, soy consciente de la importancia del-arquitecto-de-la-biblioteca-de-Alejandría) y el alcohol corría al mismo ritmo que las caderas de Jennifer López se balanceaban desde la pantalla gigante que proyectaba videoclips. ¿Quién necesita más?
Conózcase a sí mismo
Y decida de paso cómo han de llamarse sus amigos, su pareja, sus hijos y su jefe) (y, como soy así de genial, pongo algunos nombres que poseen algunos de los que sé -espero- que me leen)
Alberto es tranquilo y reservado, honesto, paciente, estable y voluntarioso, pero su timidez hace que a veces dude de sus propias capacidades y se muestre intranquilo e inseguro. Introvertido, no gusta mucho de hacer amistades ni de una vida social y movida, prefiriendo la soledad y resolver sus problemas por sí mismo sin solicitar ayeuda; más racional y práctico que intelectual se apoya siempre en la lógica y el sentido común, y si a veces sueña, no tarda en regresar a la realidad. La vida sentimental no siempre es fácil para un hombre introvertido y reservado.
Álex es una variante apocopada de Alexix y de Alejandro, sirviendo indistintamente para ambos sexos, y es como una mezcla de ambos ; en efecto, antes de decidirse también necesita sopesar a fondo el pro y el contra de las cosas, y una vez se decide pone en acción sus capacidades organizativas para conseguir sus propósitos. Profesionalmente busca la independencia y quizás una cierta marginalidad. En el amor necesita de mucha ternura y es muy sensual, pero su compleja naturaleza le pone las cosas difíciles.
Guillermo es enigmático y difícil de catalogar. Muy introvertido, es un ser inquieto que se atormenta buscando respuestas a su angustia vital, pues la vida está llena de dudas y vacilaciones. Muy emotivo e hipersensible, se protege bajo una máscara de frialdad, de distanciamiento e incluso a veces, de ironía y cinismo. Es un hombre que va madurando poco a poco, volviéndose filósofo en su madurez. En el amor es muy difícil, pues al ser cerrado y poco comunicativo no sabe expresar sus sentimientos.
Luis es un hombre tierno y cálido, para el que lo más importante son los sentimientos; pero en el fondo es nervioso e inquieto, eminentemene cerebral y con gran imaginación, lo cual, unido a su elegancia innata y su facilidad en asimilar nuevos conocimientos y experiencias, le permite triunfar en la vida y detentar una parcela de poder que le dé la estabilidad que necesita. Es hipersensible, emotivo y abnegado, interesándose por cuanto se relaciona con las cuestiones sociales y humanitarias, pero también con lo relacionado con el mundo de lo oculto y misterioso. En el amor es un romántico sentimental, al que a veces un cierto pudor y timidez le impide expresar todo lo que siente.




Javier es reservado, prudente, algo desconfiado e incluso a veces algo pesimista y escéptico. Intelectual y cerebral, metódico y detallista, prefiere apoyarse en su propio juicio, capcidad de trabajo, organización y disciplina. Es hombre de principios, muy independiente, bastante autoritario y de una moralidad estricta. También siente una cierta atracción por el pasado y la historia, e incluso por el arte. Sin embargo, deberá luchar mucho en la vida, poruqe sus tres números clave son ausentes. En el amor busca ante todo paz y seguridad, siendo fiel, tranquilo, servicial y siempre dispuesto a echar una mano en las faenas domésticas.
Patricia es una persona decidida y desbordante de vitalidad y energía de vivir; pero cuando le conviene sabe mostrarse reservada, obstindad y ambiciosa, lo que no es obstáculo para que siga siendo femenina, maternal e incluso algo coqueta, y a pesar de ser generosa e interesarse por quienes la rodean, es consciente de las realidades de la vida y sabe mostrase práctica y eficaz. Pero la verdadera finalidad de su vida es el amor; necesita amar y sentirse amada, fundar una familia sólida y estable en un hogar bello y acogedor.
Pilar es reflexiva, estable, perseverante y prudente. Posee una fimre voluntad y es capaz de llevar a buen término trabajos o empresas que requieran tiempo y paciencia y posee un sentido del deber muy acusado. Le gusta figurar, ocupar los primeros lugares y ser admirada, apreciando el lujo y los honores. Profesionalmente es capaz de destacar en actividades creativas o relacionadas con la expresión y la comunicación e, incluso , en aquellas que requieran habilidad manual. Cuando es capaz de responder a la influencia del 22, se convierte en una mujer fuera de lo corriente, adquiriendo carisma en intuición, así como una mayor ambición y capacidad parra realizar grandes cosas. En el terreno sentimental es fiel, honesta y buena administradora, pero espera de su pareja una ayuda total, tanto en lo económico como en lo doméstico.
Claro está que podéis pasaros todo esto por el forro de lo que os parezca, que a mí por ejemplo me dice "en el amor es una seductora, una tigresa apasionada, violenta y celosa; pero en cuanto a fidelidad, más vale dejarlo correr" A mí. Yo. Si es que me quedo sin palabras.

No comments: