Friday, November 02, 2007

Weekend without make up

Apuntes varios en una mañana productiva por la ciudad:

Tengo un amigo que ha empezado recientemente a trabajar en un sitio nuevo y, a pesar de ser una de las personas más sociables del mundo, no termina de hacer migas con sus compañeros. El otro día hicieron una especie de desayuno festivo en la oficina en el que cada empleado debería traer algo de pitanza de su casa. Mi amigo se pasó la noche anterior preparando filloas (crepes, tortitas, vaya) pensando que con sus dotes culinarias podría congraciarse a sus poco receptivos compañeros. Pero no tuvieron demasiado éxito ni fueron el preludio de agradables charlas y simpáticos chistes. Con desazón, salió a la terraza del edificio a echar un pitillo. Y entonces, flotando sobre el mar, vio un cadáver sin cabeza. Y ahí ya, textualmente “todos quisieron ser amigos míos”. Esta mañana leo mientras desayuno en una cruasantería (qué sitios tan maravillosos, dios bendiga a todos los que abren una cruasantería y no una Phone House) que ayer encontraron una maleta con una señora despiezada dentro. Todo muy en la línea de aquellos restos humanos que encontraban en la Barceloneta, caso creo que sin resolver. Todo súperestimulante.

En el escaparate del Pull and Bear tienen escrito en letras doradas “Young Folks”. No sé si tiene algo que ver con la putacancioncitadeloscojones, pero sospecho que sí y me uno al grito unánime de ¡Basta ya!

Albricias y cuchufletas porque ya ha salido el Mondobrutto. Me lo compro, como siempre, en Arkham comics. No es que sea yo muy comiquera, pero en las tiendas de tebeos en las que he estado los dependientes solían ser bastante bordes y sobrados, igual por un problema de timidez intrínseco a su raza, no digo yo que no. Incluso una vez presencié una discusión en la que los dependientes se reían de una chica porque no sabía quién era Fu Manchú. Jojo, la verdad es que yo también me reía por dentro. El caso es que en Arkham comics son las personas más encantadoras del mundo. Son educados, sonrientes, dicen “gracias”, “por favor” y hacen comentario como “vaya, ¿estás constipada, no?” a los que yo contesto con mi voz más ronca y nasal: “pues sí”. Yo porque no hago nunca esas cosas que me da vergüenza, pero dan ganas de quedarse comentando con ellos el bello día que hace, preguntarles por alguna recomendación y dejarse ilustrar.

2 comments:

C. said...

Vaya, pero qué frecuencia actualizadora.
Ayer todo el día de mudanza y hoy todo el día limpiando... y recién me doy cuenta que tengo una conexión trucha de internet... la felicidad pura, mira que sin el móvil ya me estaba desesperando.

Vargtimen said...

Es que, es ver un cadaver sin cabeza y te salen amigos por todas partes, como con los donettes.

No te metas con el Pull&Bear en mi presencia, mujer.

Por cierto, también me encanta la publicidad de "Vuelven los heroes". Sobre todo el "Sientese...cuarenta y siete paradas yo aguantaré" o como sea.