Thursday, June 26, 2008

I know you´re married but I´ve got feelings too

Yo, como medio país, leo el Espoiler de Hernán Casciari, y, a veces, hasta le hago caso. El otro día se lo hice porque hablaba de Swingtown, una nueva serie sobre matrimonios liberales (y no liberales) en el Estados Unidos de los 70. Y a mí si hay una cosa que me pierde son las historias muy bien ambientadas en otras épocas con sexo, intercambios de pareja y problemas emocionales. Así que me bajé el piloto de Swingtown y ayer lo degusté acompañado de unas maravillas Aguinaga (es sorprendente el mundo de los eufemismos de las angulas). Y me ha gustado bastant,e la historia promete mucho, pero es que me ha recordado muchísimo a La tormenta de hielo, de Ang Lee, y claro, ya me he puesto a desvariar con Tobey Maguire. Cuando vi por primera vez “Pleasentville” y “Las normas de la casa de la sidra”, me invadió el amor total adolescente de fan que no había tenido cuando hay que tenerlo, a los trece años. Son estas, aún hoy, dos de mis películas maluchis favoritas. Pleasentville, concretamente, la he visto un millón de veces, y hasta me emociono y palmoteo en el alegato final, en el juicio del blanco y negro contra los colores. Además ha incorporado al (mi) imaginario colectivo una escena preciosísima que debería ser un clásico entre los clásicos: esa en la que Tobey maquilla a su madre de gris, justo después de que ella se haya vuelto de colores tras hacerse un dedo en la bañera. O esos fotogramas tan boniticos del lago ideal de los cincuenta con la naranjita que oculta la luna, y las muchachas a las que se le tiñe la lengua de rosa de morrear con sus novios. O el fuego y los bomberos. O la cara del joven Billy Bob después de que la mentuda y bella Reese Whiterspoon le eche un polvo. O la vidriera de colores. Vamos, que es muy recomendable Pleasentville.
Las normas de la casa de la sidra pertenece a esa categoría de películas que son tan bonitas de ver gracias a su excelente fotografía en tonos cálidos que ya tienen la mitad del camino trazado. Si además le sumamos que sale Charlize Theron cuando aún no le había dado por ponerse fea para demostrar que es buena actriz (creo que era la época de “Mi gran amigo Joe”, esa de amor con un gorila), mi cuelgamiento por esa película estaba cantado. Tanto, que hasta me compré la novela en la que estaba basada, “Príncipes de Maine, reyes de Nueva Inglaterra” (título en español), de John Irving. Mientras la enviaba a casa el Círculo de Lectores, encargué también la novela que acababa de sacar el escritor por aquel entonces, “Una mujer difícil”, sólo porque tenía una portada muy bonita (siempre juzgo los libros por la portada) y porque la sinopsis me parecía molongui. Y en mala hora. Me leí los dos libros, sí, y puedo afirmar, con la boca llena de la crema de calabacín que me estoy tomando en este momento, que ODIO a John Irving con todas mis fuerzas. Qué hombre tan aburrido y absurdo, por dios. Eso sí, “Las normas de la casa de la sidra” (qué título tan pretencioso) está muy bien y es muy bonitica.
Actualmente, con el paso del tiempo, ha ido mermando esa pasión incontendia por el bello Tobey –al que ahora no encuentro tan bello, ciertamente, tal vez porque nunca lo ha sido-, que se manifestaba sobre todo en mi tendencia a colgarme de jóvenes que tenían cara de recién levantados o de emporrados (la mayoría de las veces lo estaban), pero sigo considerando a Tobey como un valor seguro a la hora de valorar una película.
Resumiendo, que “Swingtown” promete mucho, y si no están convencidos para verla ya, les diré que ¡sale Grant Show! Para siempre Jake de Melrose Place en nuestros corazones, luce aquí un bigote muy viril y unas blusas setenteras (el corrector del Word acaba de sustituir “setenteras” por “sementeras”, jojo) que le vienen que ni pintadas.

5 comments:

Deckard said...

La escena del maquillaje es "la escena" de la película.

Ya a quien adoro en esa película (y en cualquiera que salga) es a Joan Allen.

El Malvado Ming said...

Pues me has convencido. Estoy entre lanzarme a "Battlestar Galactica" o hacerme un repaso de "Weeds" pero creo que voy a meterme con Swingtown. Grant es garantia de calidad, a ver si tienen cintura y meten a la Zuniga para un cameo.

Ra está en la aldea said...

¡Oh! ¡Daphne Zuñiga! ¡Amor amor amor! Desde que la vi en "La loca historia de las galaxias" la tengo como una de las mujeres más bellas del mundo. Jo, qué guay era Jo (chorriflautez). ¿Sigue teniendo esa serie en la que era madre de dos adolescentes en Nueva York?

SisterBoy said...

Pues deberias verla en la (a Daphne) en la quinta de Nip Tuck, lastima que sólo salga en un par de capis.

El culo de Charlize Theron en Las normas debería ir en el próximo Voyager como saludo a las civilizaciobnes de la galaxia exterior. A ver si Pleasentville de una prostituta vez

El Malvado Ming said...

No, la serie de las adolescentes no pasó el corte de la renovación. En un mundo en el que reina "Gossip Girl" no hay sitio para las sarrapastrosas hermanas Kerr.