Monday, January 21, 2008

Las enseñanzas de Sisa

Últimamente tenemos un problemilla en la aldea: hay un pájaro (o pájaros) que se estrellan voluntariamente contra el cristal de una ventana lateral del salón. A veces se estrellan con tanta fuerza que hasta lo dejan un poco manchado de sangre (ugh), otras se conforman con picotear incesantemente el cristal, como si quisieran romperlo. Las teorías que intentan explicar este fenómeno son de lo más variopinto: desde que algún reflejo del sol los vuelven locos, hasta que tiene un atávico recuerdo de cuando instalaba su nido entre las hojas de la hiedra. Yo soy más pro-teoría de la Senda de los Elefantes, o sea, que una ruta migratoria extraña pasa por ahí y se encuentra con el obstáculo de la casa, igualito que en la película de Elizabeth Taylor (lo cual me inquieta bastante, no olvidemos que la película terminaba con los elefantes pasando y, claro, destrozando totalmente la casa). Todo es un poco hitchcoquiano y molesto, la verdad, más que nada porque el pájaro se pone a picotear por la mañana bien temprano, y yo que duermo como un tronco no me entero de nada, pero el resto de la casa se despierta. Pero… equilicuá hemos dado con una solución clásica y moderna a la vez:

Image Hosted by ImageShack.us

Utilizamos una foto de Inés Sastre arrancada del ¡Hola! pegada a la ventana, como si estuviera apoyada en el alféizar contemplando el paisaje. Y, no se lo creerán, lectorcitos míos, pero funciona. Así que si algún día me encuentro por un casual con Inés Sastre en un campo de golf o similar, le diré que es el mejor espantapájaros con el que me he topado.

… y este fin de semana intenso de visitas, llantos y bla bla bla. El miércoles me voy a Berlín. Nervios, nervios. Por favor, si alguien va a entrar en una esfera, bola de la solidaridad, círculo de la prosperidad o como quiera que se llame, que busque antes en la wikipedia o donde sea el término "estafa piramidal", haga sus cuentas matemáticas y recuerde las enseñanzas de Sisa.

Sisa: esto era un rey, un sultán o un majarajá, no recuerdo, que se aburría mucho mucho. Un buen día se le presentó un sabio llamado Sisa que había inventado un juego genial que divertiría mucho al jerifalte. El juego era el ajedrez, y efectivamente el antaño aburrido monarca lo encontró divertidísimo y maravilloso. “Voy a recompensarte por esto. Pídeme lo que quieras”, le dijo a Sisa. Éste dijo que el juego que había inventado tenía un tablero con 64 casillas. Quería un grano de trigo por la primera, dos por la segunda, cuatro por la tercera, ocho por la cuarta, dieciséis por la quinta… así iría duplicándose la cantidad hasta llegar a la casilla 64. El monarca se rió mucho con la petición, que le parecía una chorradita suprema. Pero cuando alguien hizo cuentas por él, se dio cuenta de que la cantidad de granos que tenía que entregar era tan desorbitada que tendría que dedicar las reservas de trigo del país durante los próximos diez años exclusivamente a pagar a Sisa.

8 comments:

sedmikrasky said...

Yo habría puesto a Canales antes que a Inés Sastre.
¡Besos!
t.

Vargtimen said...

Teneis una imagen de Ines Sastre apoyada de forma permanente en la ventana de vuestra casa. Vale, voy llamando a los de El Buscador de Historias.

SisterBoy said...

Hombre Ines Sastre está bien se trata de espantar al pajarillo no de crearle un trauma

¿Que tiene que ver Berlin con la estafa piramidal?

Lindamariposita said...

Me estaba preguntando quién sería ese familiar tuyo tan guapérrimo, casi me muero de la risa... Puedes decirme a quién se le ha ocurrido tan genial idea? Y por qué Ines Sastre?

Ra está en la aldea said...

Pues Berlín no tiene nada que ver con las estafas piramidales, pero esas "esferas" son una cosa muy en boga aquí en Barcelona últimamente y no me gustaría que ninguno de mis lectores cayera en la tentación de "invertir" sus dineros en alguna de ellas. (La verdad es que son un tema fascinante: subes de nivel y cambian de color, te prometen que puedes multiplicar por 8 tus ganancias, hacen reuniones privadas... )
Creo que la idea de la foto empezó por poner las cintas esas brillantes... luego a alguien se le ocurrió que una cara podía tener un efecto similar y las manos de mi prima María hicieron el resto.

SisterBoy said...

Dont worry no caere en ese primero porque no tengo ahorros y aunque los tuviera no los invertiria en otra cosa que no fuera un calcetin dentro de una loseta. :)

El Malvado Ming said...

Por un momento creí que era Nati Abascal y me parecía todavía más sobrecogedor.

Sisterboy said...

¡Ra! Espoleado por tu entrada del diez de enero me he puesto a rastrear los realities de la MTV. He visto "Next" y "Cita con Mamá" y la cosa tiene unas impolicaciobnes filosóficas y metafísicas insospechadas. Tengo que ver más cosas